Tag Archives: Mesa de la Unidad

El Congreso Ciudadano

María Corina Machado y Antonio Ledezma, en conjunto con Voluntad Popular, COPEI, Bandera Roja y 15 partidos más, anunciaron el pasado 12 de agosto un nuevo proyecto: El Congreso Ciudadano. A pesar de ser un conjunto disonante de ideologías (como MCM y Bandera Roja), este surge con una actitud distinta y fresca a las actividades actuales de la oposición, busca darle visibilidad, activismo e inclusión a la oposición, contrario a lo que venía haciendo la Mesa de la Unidad, por lo menos en la opinión pública.

Esta nueva iniciativa surge como consecuencia de que la Mesa de la Unidad no ha tenido los logros que la oposición ha querido y de que ya es hora de reconfigurarla o renovarla. La renuncia de Ramón Guillermo Aveledo pareció ser el inicio de una reconfiguración, pero aparentemente no fue suficiente.

El Congreso Ciudadano no cuenta con el apoyo de toda la dirigencia opositora, inclusive algunas facciones les pareciera incomodar, ya que los principales proponentes ya tienen un liderazgo que le hace sombra a Henrique Capriles Radonski. Al principal líder opositor actual no le interesa el Congreso Ciudadano, y por motivos obvios: no le conviene que surja una visión y liderazgo alternativo dentro de la oposición que pueda opacar su imagen, y su partido, Primer Justicia, opina igual que él. Su actitud ante este liderazgo ha sido visible desde el poco apoyo y crítica a “#LaSalida”.

Hay intentos de boicot de esta iniciativa, desde las “encerronas” ya se veía poco apoyo a este nuevo proyecto y las críticas a esta nueva actividad lo demuestran. La única manera de atacar al congreso es diciendo que no se incluyen a todos los sectores, el gobierno no cuestionará “la voz de los ciudadanos”, especialmente si el congreso se realiza en sectores populares o en las regiones del país. Aveledo la critica de la única manera que puede ser atacada esta asamblea: “no representa a toda la sociedad civil” dice el ex Secretario General de la MUD, posición curiosa, cuando las decisiones de la alianza opositora que él dirigió tampoco lo hacían (si no hubiese ganado más elecciones).

El Congreso Ciudadano parece ser una alternativa viable a la MUD dado el escenario político actual. Esta especie de Asamblea Ciudadana les dará la oportunidad a sus creadores de impulsarse como líderes de la oposición, líderes activos, mostrándose preocupados por los problemas de población venezolana, pero lo más importante: les puede permitir posicionarse de facto como principales líderes de la oposición. Servirá de tribuna para exponer públicamente los problemas que el gobierno trata de despreciar como temas de poca importancia y trascendencia, como los temas de materia cambiaria y del precio de la gasolina.

Entre los temas que se proponen discutir es el de una Constituyente, tema delicado que pudiese volverse contra la oposición: conseguir una constitución peor de la ya existente, con mayor concentración de poder en el Poder Ejecutivo, o pudiese ser el motivante para castigar al gobierno de Maduro, que está en sus peores momentos de popularidad. El timing de la discusión y de la proposición deberá ser preciso.

El mensaje del Congreso Ciudadano es claro, activo e incluyente: un Futuro para Todos. Algunas palabras claves en el discurso son: “Venezuela libre soberana unida y democrática”, “Movimiento de movimientos”, “Reconciliación”, “Proyecto de País” y “Reconstrucción”. Bajo una modalidad de Asambleas abiertas este mensaje contrastará con el poco activismo y dinamismo que ha tenido la MUD en los últimos meses y al de HCR, donde su propuesta ha sido poco clara, no ha motivado a la oposición a mantenerse activa y no han logrado aglutinar a toda la oposición bajo una sola bandera, inclusive llegando a atacar a algunos sectores.

Este tipo de actividades son las que permiten mantener una oposición activa, en vez de dividirla, la une. Las críticas de estas actividades solo alimentan la duda y la capacidad real que tienen algunos personajes de ser líderes de la oposición y de sus intereses reales.

En la Mesa se sientan unos pocos, pero en el Congreso se reúnen todos.